La Piramide de Nefertari
Bienvenid@ a la Piramide,recorre todos sus pasadizos y divierte todo lo que quieras,participa.Solo hay que respetar la regla principal,el respeto a los demas usuarios,si crees no poder cumplir esta regla,te recomendamos que busques otro sitio.
Importante
Recuerda registrarte con tu cuenta de correo ya que alli te llegara un enlace para que puedas activar tu nick en el foro,si no te llega mira en el coreo Spam por si acaso

Registro de canalmail

No es necesario,poner datos reales en este registro,por lo que podeis poner los que querais es un mero tramite,para que el servidor que nos da soporte,pueda seguir dandonos el mantenimiento ya que este foro es gratuito Despues del registro,si os llega algun correo de canalmail,tan solo marcarlo como spam,y ya no os volveran a llegar.
Esperamos que no suponga un incoveniente para que os registreis en esta comunidad de amigos.

No se permite el registro con nicks parecidos a la administradora del sitio Nefertari, ni visualmente ni foneticamente para evitar equivocos,cualquier nick de ese estilo sea borrado automaticamente del foro

No olvideis leer la Directiva del foro

Gracias.-La piramide de Nefertari

CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.

Ir abajo

CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO. Empty CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.

Mensaje por El Avi65 el Lun 01 Dic 2014, 19:30

CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.
Una contractura muscular se produce porque los músculos se contraen de forma involuntaria y persistente. Suele ser dolorosa pero no reviste gravedad, y obedece a causas tan diversas como temperaturas extremas, la acción de ciertos fármacos o la acumulación local de ácido láctico, ocasionada por esfuerzos inusuales.


Las contracturas más frecuentes, y al mismo tiempo las menos graves, se presentan cuando se fuerzan determinados músculos, o grupos musculares, que no están entrenados para ello. En personas poco acostumbradas a realizar esfuerzos puede desencadenarse una contractura al efectuar algún movimiento violento o brusco durante una mudanza, una carrera larga o cualquier caída imprevista. También las personas mayores son susceptibles de sufrir este tipo de dolencias, debido a que existe una pérdida general de elasticidad en todas sus articulaciones y grupos musculares, que forma parte del proceso de envejecimiento.

Existen dos tipos de contracturas musculares: aquellas que aparecen cuando se está realizando un ejercicio, y las que se presentan con posterioridad al esfuerzo. Las del primer tipo se deben a la acumulación de productos metabólicos en el interior del tejido muscular. Cuando un músculo empieza a trabajar requiere energía, que es aportada por el flujo sanguíneo que transporta los nutrientes obtenidos de la alimentación; estas sustancias reaccionan con el oxígeno en el interior del músculo y desprenden la energía necesaria para la contracción de las fibras musculares. Por medio del flujo sanguíneo se oxigenan y alimentan los músculos, y se eliminan las sustancias tóxicas resultantes. Cuando se realiza un movimiento intenso e inesperado ocurre que, por un lado, los vasos sanguíneos no están desarrollados o dilatados lo suficiente como para poder nutrir el músculo que trabaja y, por otro, son insuficientes para limpiar las fibras musculares de los desechos tóxicos que producen; cuando se liberan estos elementos tóxicos provocan, al propio tiempo, dolor y contracturas en el músculo afectado. Otra forma también frecuente de contractura es la del segundo tipo, que aparece después del ejercicio físico, por lo general provocada porque alguna de las fibras musculares ha sido distendida o sometida a un trabajo excesivo.

EFECTOS DE LAS LESIONES.
Una distensión excesiva, o un traumatismo directo, pueden provocar lesiones en los tejidos musculares o en las articulaciones. El tejido lesionado se repara en pocos días o, en los casos más graves, en dos o tres semanas, desapareciendo el dolor y la dificultad para moverse. En algunos casos se desarrollan adherencias entre tejidos, que en condiciones normales se deslizan con facilidad el uno sobre el otro, y el dolor y la rigidez muscular se prolongan durante más tiempo.

Cuando se produce una inflamación, la propia lesión hística, o del tejido, estimula el aporte sanguíneo con el cual el organismo repara el tejido lesionado; esto produce un foco inflamatorio en el que se concentran una serie de células y sustancias sanguíneas que, una vez finalizado el proceso reparador, han de ser reabsorbidas por el flujo circulatorio. En los casos de inflamaciones extensas puede generarse un tejido fibroso en la zona afectada, de manera que se unan estructuras adyacentes, fusionándolas e impidiendo el deslizamiento natural de estos tejidos; estas adherencias no permiten el libre movimiento de los músculos afectados, y causan rigidez y dolor en grado variable.
Dichas adherencias tienden a desarrollarse cuando se producen traumatismos que requieren una inmovilización prolongada, y se deberá recurrir a la fisioterapia para devolver la elasticidad y la fuerza a los músculos.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO.
Para prevenir las contracturas es aconsejable practicar ejercicios desde la juventud y mantenerlos, de forma más moderada, durante la madurez. También es recomendable realizar un calentamiento previo a cualquier actividad deportiva, y un enfriamiento posterior a ella, tiempo durante el que se reduce de forma gradual la actividad antes de darla por finalizada. El reposo, ya sea absoluto o evitando los movimientos de los músculos afectados, puede ser suficiente para solucionar una contractura muscular; si también están afectadas las articulaciones, conviene ejercitarlas con movimientos lentos. La fisioterapia, que consiste en la aplicación de calor, masajes y la realización de determinados ejercicios, facilita la recuperación de este tipo de lesiones, aunque en determinados casos se debe recurrir a un centro de recuperación especializado para someterse a sesiones de hidroterapia, masajes y otras técnicas que ayuden a rehabilitar el funcionamiento de los tejidos.

Cuando la persona padece dolor y rigidez acentuados y permanentes, se le puede inyectar en la zona lesionada algún anestésico local o hidrocortisona, ya que su acción alivia el espasmo de los tejidos adyacentes y disminuye la intensidad de la inflamación y el dolor.
Sólo en casos extraordinarios puede ser necesaria la cirugía para devolver el movimiento a los músculos o las articulaciones donde se hayan formado adherencias. El proceso inflamatorio subyacente a toda contractura puede ser tratarlo con antiinflamatorios.

MASAJES.
Uno de los elementos más útiles en los casos de contracturas son los masajes, ya que facilitan la recuperación de la movilidad y ayudan a aliviar el dolor. El masaje actúa de dos formas: en primer lugar evita que se formen adherencias en el foco inflamatorio, y puede eliminar las de formación reciente, y en segundo lugar, la fricción que proporciona el masaje aumenta el flujo sanguíneo, lo que favorece y acelera la reparación de los tejidos. La aplicación del masaje debe realizarse de forma gradual, con la yema de los pulgares, y con suficiente intensidad para friccionar los tejidos musculares; se recomienda el uso de aceites o sustancias lubricantes para facilitar el deslizamiento enérgico de los dedos sobre la piel sin provocar irritaciones.

HOMBRO CONGELADO.
Esta enfermedad, así llamada porque conduce a una total inmovilidad de la articulación, se manifiesta con rigidez y dolor progresivos al mover el hombro. A pesar de ello es necesario mantener la movilidad de la articulación para evitar su anquilosamiento. El tratamiento local con hidrocortisona puede aliviar los síntomas, aunque se pueden aplicar antiinflamatorios locales mediante inyecciones de esteroides, o bien antiinflamatorios generales no esteroides. Si los medicamentos se acompañan con la aplicación de calor local y la práctica de ejercicios bajo la supervisión de un fisioterapeuta, el paciente se recuperará con extrema rapidez.

CAUSAS DE LAS CONTRACTURAS.
Cuello: Causadas por giros bruscos, traumatismos en la cabeza o alteraciones en las articulaciones intervertebrales.
Espalda: Causadas por curvaturas excesivas de la columna, que reciben el nombre de cifosis cuando son hacia delante; escoliosis, si son laterales, y lordosis si se efectúan hacia atrás; por lo general se presentan acompañadas por un dolor intenso. Otras posibles causas son la artritis de columna, el lumbago y la ciática.
Hombros, brazos y manos: Estas zonas son muy propensas a sufrir contracturas causadas por torceduras, esguinces, artritis u otras inflamaciones articulares, posturas anómalas, cambios climáticos o exposición prolongada al frío o humedad desacostumbrados. También son provocadas por caídas y traumatismos, sobre todo en las personas mayores.
Piernas, caderas y rodillas: Causadas por artrosis, lesiones en los meniscos –almohadillas cartilaginosas ubicadas en el interior de la rodilla–, esguinces, posturas forzadas o tendinitis, que es la inflamación de los tendones.
El Avi65
El Avi65
El astrologo de la pirámide
El astrologo de la pirámide

Cabra
Mensajes : 9778
Localización : en las nubes y feliz
Inscrito : 06/05/2010

Volver arriba Ir abajo

CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO. Empty Re: CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO.

Mensaje por Nefertari el Mar 02 Dic 2014, 13:57

ayyyy y como duelen ,buena informacion avi graciasss CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO. 62883 CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO. 62883 CONTRACTURAS: ENFERMEDADES, CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO. 62883


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Trato de que olvides tus penas y detras de una sonrisa...
oculto las mias
Nefertari
Nefertari


Mensajes : 26785
Localización : En mi sarcofago
Inscrito : 14/11/2008

http://piramidedenefertari.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.