La Piramide de Nefertari
Bienvenid@ a la Piramide,recorre todos sus pasadizos y divierte todo lo que quieras,participa.Solo hay que respetar la regla principal,el respeto a los demas usuarios,si crees no poder cumplir esta regla,te recomendamos que busques otro sitio.
Importante
Recuerda registrarte con tu cuenta de correo ya que alli te llegara un enlace para que puedas activar tu nick en el foro,si no te llega mira en el coreo Spam por si acaso

Registro de canalmail

No es necesario,poner datos reales en este registro,por lo que podeis poner los que querais es un mero tramite,para que el servidor que nos da soporte,pueda seguir dandonos el mantenimiento ya que este foro es gratuito Despues del registro,si os llega algun correo de canalmail,tan solo marcarlo como spam,y ya no os volveran a llegar.
Esperamos que no suponga un incoveniente para que os registreis en esta comunidad de amigos.

No se permite el registro con nicks parecidos a la administradora del sitio Nefertari, ni visualmente ni foneticamente para evitar equivocos,cualquier nick de ese estilo sea borrado automaticamente del foro

No olvideis leer la Directiva del foro

Gracias.-La piramide de Nefertari

leyendas urbanas

Página 3 de 21. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 12 ... 21  Siguiente

Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Vie 08 Feb 2013, 17:03

Spoiler:
[size=18La caza del hombre
leyendas urbanas - Página 3 ZULWCsE
7 febrero 2013

caza_hombre

¿Existen las cacerías humanas? ¿Quién no ha escuchado alguna vez la leyenda urbanas de que existen ricos que por diversión juegan con la vida de mendigos o prostitutas sometíendolos a un macabro juego del gato y el ratón?…

Pedro había trabajado como albañil desde los dieciséis años; ahora, con más de cuarenta, su cuerpo se había endurecido por el duro trabajo que llevaba casi treinta años desempeñando. Sus manos parecían de piedra y eran tan callosas que uno diría que se habían fundido con el cemento que había cargado durante años, miles de sacos que había trasladado sin la menor queja. Y es que Pedro era un trabajador incansable, un noble hombre que doblaba turnos y no dudaba en tener dos trabajos para sacar adelante a su familia.

Pero ni la excelente forma física que aún mantenía ni su inquebrantable espíritu de trabajo le servían de nada con la crisis actual. La burbuja inmobiliaria y la crisis del ladrillo habían reducido al mínimo los trabajos de albañilería y, las pocas veces que surgía una nueva obra, preferían contratar a algún chico más joven, por lo que el pobre Pedro llevaba más de un año sin empleo ni paro (prestación por desempleo), y más de cuatro años sufriendo con la mayor dureza la crisis en la que estaba inmersa el país.

Los pocos ahorros que tenía se habían esfumado tratando de mantener a su familia durante ese periodo y en la asfixiante hipoteca que había adquirido años atrás. En la época de bonanza todo el mundo compraba casa y, cuando su mujer quedó embarazada por segunda vez, no dudó en arriesgarse a comprar un pequeño piso donde criar a sus hijos. Unas “cómodas” letras que pagaría a veinte años y que en su momento, y gracias a su esfuerzo de siempre por el que se ofrecía a hacer horas extras o trabajar sin contrato para ganar un poco más de dinero, podía pagar sin problemas.

La situación era cada vez más dramática y hacia varios meses que no podía pagar la hipoteca, por lo que el banco le había enviado una orden de desahucio, aunque sus hijos necesitaban ropa nueva y cada vez le resultaba más difícil traer comida a casa. Gracias a la ayuda familiar (y en especial de los padres de su esposa) habían podido sobrevivir todo ese tiempo viviendo en la más absoluta pobreza. Pero si había algo admirable en Pedro era su espíritu de lucha, ni un sólo día desde que perdió su empleo había cesado en su búsqueda de trabajo: acudía a obras ofreciendo sus servicios, limpiaba los cristales de los coches que se detenían en los semáforos, recolectaba latas o cualquier otra chatarra que la gente tirara a la basura y por la que le pudieran pagar algo, etc.

Una noche, mientras buscaba en un contenedor de basura en un barrio adinerado de la ciudad, se detuvo junto a él una impresionante limusina con los cristales tintados. Pedro se giró por instinto al notar que alguien le observaba desde su interior, un instante después el cristal de una de las ventanillas traseras comenzó a bajar.

— Amigo, venga aquí un momento.
— Buenas noches señor – dijo Pedro cabizbajo pensando que probablemente le daría algo de limosna.
— He observado que está usted pasando problemas económicos y creo que puedo proponerle un negocio que le ayudaría a salir de su miseria.
— ¿A qué tipo de “negocio” se refiere usted? Antes de que diga nada quiero que sepa que soy casado y padre de familia – Pedro había empezado a enfurecerse pensando que le haría algún tipo de demanda sexual.
— Verá, represento a un grupo de personas muy poderosas que están un poco asqueadas de su acomodada vida, por lo que están buscando nuevos retos. Estas personas obviamente quieren guardar su anonimato y preservar la naturaleza del trato hasta confirmar que alguien esté lo suficientemente interesado como participar en su “juego”. Le puedo asegurar que, si decide participar, recibirá una importante suma de dinero.
— Habla usted de un “juego” y una gran suma de dinero, espero por su bien que no me esté pidiendo lo que creo que me está pidiendo.
— Tranquilo, no es nada sexual si es a lo que usted se refiere, no me está permitido hablar del tema en la calle. Si desea, usted puede subir a la limusina y le explico en qué consiste el “juego”. Si por el contrario no está interesado, aquí tiene usted un poco de dinero por el tiempo que le he hecho perder – El hombre de la limusina le ofreció un billete de 200 euros.
— ¿Me dice usted que me da este dinero así sin más? ¿Quiera o no quiera el trabajo?.
— Así es, caballero, aunque francamente sería una pena que no aceptara porque esto es una miseria en comparación con lo que estamos dispuestos a ofrecerle si decide participar.
En estos momentos la curiosidad de Pedro y la promesa de ganar una fuerte suma de dinero que podría salvarle a él y a su familia, pudo contra el buen criterio que siempre había tenido y, tras pensarlo unos segundos, subió a la limusina. El interior era tan lujoso como parecía desde fuera.
— ¿Desea usted tomar algo? – le dijo el hombre que presentaba un aspecto impoluto y un traje que parecía costar tanto como toda la ropa que había en el armario de Pedro.
— No, muchas gracias, no bebo – Pedro no se fiaba del hombre por lo que decidió no probar nada de lo que le ofrecía.
— Veo que es usted un hombre ocupado, así que iré directamente al grano. Como le dije antes, mis clientes son personas a las que les gusta la aventura y los retos. Muchos de ellos han practicado deportes extremos o han hecho safaris a África para cazar grandes animales. Y es ahí donde entra usted, con el tiempo mis clientes han perdido el interés por la caza, sus presas habituales son predecibles y tontas por lo que su deporte favorito les ha llegado a aburrir.
— ¿Me está usted insinuando que me debo dejar cazar? ¿Qué tipo de locura es esta?.
— No, por supuesto que no, eso sería un asesinato o al menos un intento de homicidio. Mis clientes emplean pistolas de paintball, usted únicamente debe evitar que le impacten con sus disparos de pintura y conseguir llegar a un punto concreto del mapa antes de que le consigan “cazar”. Si acepta, añadiré 5.000 euros más al dinero que le he entregado. Y si es usted capaz de escapar, la suma de dinero ascenderá.
— ¿Y cuánto dinero se supone que ganaría si consigo escapar?.
— La suma ascendería a 20.000 euros, creo que no está nada mal por una noche de trabajo, ¿no?.
— Todo esto me parece un poco raro – Dijo Pedro visiblemente asustado.
— Mire, caballero, no nos vamos a engañar, para mis clientes 20.000 euros es una suma insignificante de dinero, lo que se gastan en una noche de fiesta. Si desconfía del trato puede usted bajarse ahora mismo del coche, irse con sus 200 euros y arrepentirse toda la vida por no aceptar este trato que le cambiaría la vida.

Pedro quedó pensativo por unos segundos.

— Ok, trato hecho, pero deberán pagarme 10.000 por participar y 25.000 si gano – dijo Pedro- Con ese dinero podré saldar mi hipoteca y comprarle un pequeño regalo a mi mujer e hijos.
— Veo que no me he equivocado con usted, es todo un luchador. Permítame hacer una llamada a mis clientes y empecemos con el juego.
— ¿Cómo? ahora mismo, debo avisar a mi mujer que llegaré tarde.
— Me temo, amigo, que no dispongo de ese tiempo; y como le comenté antes, mis clientes quieren que la naturaleza de su juego sea secreta. Imagínese que se presentara la Prensa, la imagen de estas personas tan poderosas podría verse dañada. Le prometo que una vez finalice el juego le permitiré llamar a su esposa para que no se preocupe, además seguro que cuando llegue con el dinero le perdona por no dormir en casa hoy. Lo que sí me veo obligado es a hacerle firmar este contrato en el que usted se compromete a no revelar a nadie, y eso incluye a su esposa, de dónde ha obtenido el dinero.

El hombre le entregó un papel en el que Pedro eximía de toda responsabilidad a los “jugadores” por el daño físico que pudiera sufrir mientras participaba en el juego (como torceduras, caídas o golpes). Así mismo se comprometía a no revelar el origen del dinero ni la identidad de los participantes, bajo multa de varios miles de euros. Todo parecía haber sido escrito por uno de esos abogado pedantes que saben dar buen uso de la letra pequeña. Pero Pedro estaba tan desesperado por su situación económica que no vio otra posible salida, debía aceptar aunque todo esto le olía un poco mal.

Tras realizar la llamada, el hombre indicó al chófer de la limusina unas coordenadas y pocos minutos después el vehículo abandonó la ciudad y se dirigió hacia una zona rural. Una hora después se detuvieron junto a una cabaña en mitad del monte. Allí habían al menos una docena de vehículos todo terreno de gama alta y un grupo de personas con las típicas máscaras de paintball que Pedro rápidamente reconoció como los cazadores que participarían en la caza. La mayoría tenían un cuerpo gordo y rechoncho que los trajes de camuflaje que llevaban no podían disimular. Para sus adentros, Pedro pensó que eso sería trabajo fácil, probablemente esos ricachones no habían practicado deporte en su vida y, diez minutos después de empezar la “caza”, ya estarían con la lengua fuera.

El hombre que había reclutado a Pedro comenzó a hablar en voz alta:

— ¡¡¡Amigos, préstenme atención!!! Les presento a Pedro, nuestro participante de hoy. Les aviso que es todo un luchador. Pedro es padre de familia y tiene muchas ganas de llevarse el premio así que atraparle no será una tarea fácil. – dijo con voz de presentador de concursos de la televisión – Como siempre, daremos una ventaja de diez minutos al “corredor”. Pasado ese tiempo podrán dirigirse al armero y seleccionar el arma que quieran. Pedro tendrá que descender la montaña y cruzar el valle hasta llegar a la autopista que bordea la ciudad. Ustedes cuentan con la ventaja de conocer el terreno y ser consumados cazadores y rastreadores, pero no se relajen porque Pedro está en una excelente forma física.

Los cazadores comenzaron a situarse y el anfitrión de la velada dirigió a Pedro hacia un mirador que había junto a la cabaza, desde el cual se podía ver a lo lejos la ciudad.

— Aunque desde aquí no lo podrás ver, justo antes de llegar a la ciudad hay una autopista que la rodea. Está bastante lejos, e incluso para una persona en forma como usted, cruzar todo el bosque le llevará casi toda la noche. Le aconsejo que no subestime a esa panda de gordinflones, algunos han ganado importantes trofeos de caza y conocen la zona, por lo que es muy improbable que se pierdan mientras le buscan. Le aconsejo que no pierda el tiempo y corra tan rápido como pueda, cuanta mas guerra les de a mis clientes, más posibilidades tiene de llevarse el premio ¡¡¡Corra, corra!!!

Pedro sin dudar comenzó a correr montaña abajo, era mucho más difícil de lo que pensaba, ya que todo estaba oscuro y lleno de piedras, así que cualquier movimiento en falso le podría provocar una torcedura de tobillo que sin duda le impediría ganar su premio. Escuchó gritos de júbilo a su espalda y algo que aún no había percibido antes… ladridos de perro, decenas de ladridos que como por arte de magia comenzaron a retumbar por todo el bosque mientras corría para alcanzar su objetivo. Sin duda era algo que no le habían contado al explicarle las “normas” del juego, y por un momento se estremeció pensando que uno de los perros se pudiera escapar y atacarle, aunque el miedo era un sentimiento que debía evitar si quería concentrarse en la huída.

Minutos después escuchó una detonación, se imaginó que sería el “pistoletazo de salida” de los cazadores, pero las detonaciones continuaron y los ladridos de los perros cada vez eran más fuertes. Sin duda eso no sonaba como una pistola de paintball, el estómago de Pedro parecía encogerse con cada disparo, estaba tan nervioso que por un instante tuvo que detenerse para fijarse por dónde iba, pues estaba corriendo en un estado de pánico y sin darse cuenta había comenzado a correr en zigzag. Recordó que una vez en televisión había visto un documental en el que explicaban cómo guiarse de noche con las estrellas, pero el bosque era tan frondoso que rara vez podía ver el cielo, y mucho menos distinguir una estrella en especial dentro de ese inmenso mar de luces.

Los ladridos de los perros eran lo que más nervioso le ponía, cada vez sonaban más cerca y sin duda estaban guiando a los cazadores en línea recta hacía él. Su ventaja de diez minutos era insuficiente si se hacía uso de sabuesos y probablemente por ese motivo no le habían advertido antes. Por un momento los ladridos se hicieron insoportables, y fue entonces cuando, al girarse, vio por un breve instante una sombra oscura que se abalanzó contra él.

El impacto de un perro de unos cuarenta kilos de peso fue suficiente para que ambos rodaran por el suelo. Era un imponente perro de color negro, con patas y hocico de color bronce, que trataba de morderle. Instintivamente Pedro interpuso su brazo entre los dientes del can y su cuello, y el animal comenzó a morderle en el antebrazo tratando de desgarrar su carne. Pedro era muy fuerte pero le resultaba imposible soltarse de las mandíbulas del perro que parecía dispuesto a sujetar su presa hasta que llegara su amo. Desesperado y con un dolor terrible en el brazo, agarró un piedra con la mano libre y le estampó en la cabeza al animal varios golpes hasta que finalmente le soltó. El perro quedó aturdido en el suelo y Pedro, que a pesar de todo no deseaba ningún mal al animal, se levantó dejándolo malherido pero sin rematarlo, y trató de seguir corriendo. Pero cuando se incorporaba vio una silueta humana a menos de quince metros, e instintivamente se escondió detrás de un árbol, pero no lo hizo suficientemente rápido y una explosión sonó a su espalda.

Sintió una fuerte punzada en su oreja y de repente su camisa empezó a mojarse, Pedro llevó su mano hacia la humedad y se dio cuenta de que era sangre. Instintivamente llevó su mano a la oreja y se dio cuenta de que estaba destrozada por el disparo, tenía tanta adrenalina en el cuerpo tras luchar con el perro, que prácticamente no había sentido el dolor de que su oreja fuera arrancada de cuajo por los perdigones que disparó el cazador con su escopeta.

Pero pese a no sentir dolor, lo que sí sintió fue un miedo terrible, pues los cazadores estaban usando munición de verdad y parecían fuertemente armados. Lo que antes era un carrera por conseguir su premio, se había tornado en una carrera por su propia vida, y lo peor de todo, uno de los cazadores estaba a pocos metros del árbol en el que se escondía. Pedro estaba bloqueado por el miedo, no sabía si salir corriendo o tratar de dialogar con él. Un segundo disparo que destrozó la corteza del árbol donde estaba parapetado le sacó de su shock, y sintió como algunas astillas se clavaban en su pierna tras la explosión. Entonces un sentimiento de furia le invadió, y sin pensárselo dos veces se abalanzó contra el cazador, quien en ese momento estaba recargando su arma y sin duda había subestimado el espíritu de lucha de Pedro, quien de un certero puñetazo le tumbó, a pesar de la máscara de paintball que llevaba. Comenzó a golpearlo por todo el cuerpo y en la lucha, mientras rodaban por el suelo, la escopeta de dos cañones que portaba el cazador se golpeó contra unas rocas, con tan mal fortuna para Pedro que el gatillo se soltó, quedando inutilizada.

Tras unos breves segundos de más forcejeo, el rico gordinflón quedó inconsciente en el suelo, y Pedro se levantó y se acercó a por la escopeta, para llevarse la sorpresa de que ésta se había roto. Aún así aprovechó para buscar en los bolsillos del ricachón, ya que necesitaba algún teléfono o forma de comunicarse. Pero todo parecía estar meticulosamente preparado y el hombre no portaba mas que: munición, una brújula y un cuchillo. Pedro tomó la brújula y el cuchillo y empezó a desvestirse. Sin duda los perros podían rastrearle por el olor de sus ropas así que se quedó desnudo y posteriormente se puso el pantalón de camuflaje del hombre al que había dejado inconsciente. Dejando todas sus ropas junto al “cazador cazado”. Comenzó nuevamente a correr, aunque esta vez ya no lo hacía sin rumbo, pues siguiendo las indicaciones de la brújula podía evitar zigzaguear y correr en círculos.

Cuando había recorrido apenas unos metros, escuchó nuevamente a los perros, pero esta vez se trataba de toda una jauría que, siguiendo el olor de sus ropas puestas en el cazador, se abalanzó sobre el hombre que aún se encontraba inconsciente. Los gritos de dolor del ricachón cruzaron todo el bosque cuando seis perros comenzaron a despedazarlo vivo confundiéndolo con “la presa”. Pero entonces un par de detonaciones más hizo el silencio: una pareja de cazadores había llegado al lugar, aunque demasiado tarde ya que su compañero de aventuras yacía muerto, con el cuello destrozado por el mordisco de un perro y con la mitad de las tripas fuera del cuerpo.

Pedro continuó corriendo sin parar, los perros ya no ladraban, era como si el trágico incidente hubiera finalizado la búsqueda, pero desde luego no estaba dispuesto a regresar para reclamar su premio.

Veinte minutos después y cuando ya comenzaba a amanecer, Pedro observó entre los árboles unas luces que cruzaban a toda velocidad. No dudó ni por un instante y corrió hacia la carretera que simbolizaba su salvación, aunque al llegar allí se quedó petrificado.

— Buenos días, Pedro – dijo el hombre que le había “contratado” mientras le apuntaba con una pistola – nunca nadie había llegado hasta aquí, es impresionante tu fortaleza y tu capacidad de adaptarte. Nadie diría que es la primera vez que participas, aunque claro, es imposible que hubieses “jugado” antes. Como te estarás imaginando, nadie puede “escapar”. Imagínate que nuestro secretito se divulgase, eso sería el fin de mi negocio.

Pedro estaba agotado y no tenía casi fuerzas para correr, pero aún así se giró y trató de internarse nuevamente en el bosque. Dos detonaciones sonaron a su espalda, ambos disparos impactaron en su cuerpo y Pedro cayó al suelo con el pulmón perforado, escupiendo sangre y casi incapaz de respirar. Lo último que escuchó fueron unos pasos que se acercaban, un tercer disparo en la cabeza acabó con su vida.

— ¡¡¡Julián!!! – gritó el promotor del evento llamando al chófer – Ayúdame a meter a éste en el maletero.
— Uff, éste casi se nos escapa, si no llega a ser por el GPS que lleva cada brújula, podría estar contando todo en una comisaría ahora mismo. – dijo el chófer mientras sujetaba de las axilas el cadáver de Pedro.

— Sí, pero no hay mal que por bien no venga, cuando se corra la voz entre los ricachones de que el ministro ha muerto en una cacería, empezarán a hacer cola para participar. Son tan idiotas que nos pagarán el doble sin rechistar por sentir el “plus de adrenalina”.

NOTA: El relato de arriba no es la leyenda como tal sino una dramatización y ejemplificación de la creencia más o menos difundida en varios países, de que entre los ricos existe un deporte oculto, sádico e ilegal: la cacería de personas. Así, se piensa que hay ciertos clubes secretos de gente adinerada, y que muchas desapariciones de personas, particularmente de los menos protegidos por la ley como son los mendigos y las prostitutas, se explicarían con estas cacerías humanas, aunque siempre dándoles vanas esperanzas de que pueden sobrevivir, o engañándoles con la idea de que participarán en algo diferente, un juego no mortal, tal y como podría ser el escapar de cazadores que, en lugar de armas reales tienen pistolas de paintball. Por último, podemos decir que existe una variante nada macabra de esta leyenda, la cual dice que, en Las Vegas, uno de los pocos lugares de USA en que se acepta la prostitución (aunque encubierta como servicios de striptease), hay un deporte en que los participantes cazan a mujeres desnudas, solo que con municiones tipo paintball, a fin de que no les pase nada a las chicas, y de que se pueda constatar (por las manchas en el cuerpo de la presa) si ésta fue abatida por el cazador, quien podrá tener sexo con la presa si consigue abatirla…

][/size]

anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Vie 08 Feb 2013, 17:15

La Mano Peluda
leyendas urbanas - Página 3 WjONrGp
11 enero 2013

mano_peluda

Hay muchas versiones de la leyenda de la Mano Peluda, pero entre ellas destaca la de la Mano de Horta. Esta versión se originó antes de la Revolución Méxicana, y nos habla de un codicioso e insensible usurero que, al morir, empezó a penar bajo la forma de una mano grotesca, oscura, y asesina…

Corría el año 1908 en la ciudad de Puebla, y los llamados “montepíos” (casas de empeño) abundaban y proliferaban bajo el ala indiferente y corrupta —las autoridades se llevaban parte de las ganancias de los montepíos— del gobierno de Porfirio Díaz.

No era un hecho sorprendente, teniendo en cuenta que, si bien el Porfiriato representó una época de crecimiento económico, en la práctica ese crecimiento económico se veía ensombrecido por la injusticia social inherente a la enorme polarización (los pobres se empobrecían, los ricos se enriquecían, la clase media se estancaba) de las diversas clases sociales, cosa que a la larga habría de estallar en la subversión de la revolución.

Era en ese ambiente de injusticia que los usureros explotaban a sus clientes, tomando todo lo que podían de ellos cual egoístas sanguijuelas. Ropa, muebles, relicarios, vajillas de plata, joyas, incluso los juguetes de los inocentes niños: nada excluían sus manos codiciosas. Pero, entre esos usureros con mucho dinero y poca nobleza, destacaba uno al que casi todo el pueblo detestaba: el señor Villa, conocido como “Horta” entre los habitantes de la ciudad.

Horta era un tipo amargado, codicioso, avaro, materialista, extremadamente egoísta, un tipo que nunca tuvo piedad de sus clientes más desesperados o de los mendigos sedientos que le imploraban centavos con los labios resecos y la mirada carcomida por el sufrimiento. Era calvo, bajo de estatura, rechoncho como un cerdo, con las extremidades y el cuerpo repleto de abundante vello.

De actitud ostentosa, Horta adoraba llevar las manos repletas de gruesos anillos engarzados de piedras preciosas. La gente lo aborrecía tanto que a veces lo maldecían al pasar por su negocio; mas, como eran tan evidentes sus manos, la maldición que estaba de moda era un: “¡Qué Dios te seque la mano!”.

Pasaron así los días y en la memoria popular quedó grabada la imagen de Horta, sentado en su casa de cambio de la calle Merino, contando y apilando monedas de oro junto a la Gangosa, que era como le decían (por antipatía) a su mujer. Toda su vida fue un maldito avaro, pero un día la muerte llegó; y, al parecer, Dios le secó la mano… O al menos eso se quiso hacer creer, para darle un castigo aunque sea después de muerto.

Fue así que, según se cuenta, en el diario El Duende salió publicada una noticia sobre la “Mano Negra”. Se trataba de la mano de Horta, a la cual se había visto trepar por los muros del cementerio de San Francisco. La creencia de que la mano era de Horta se originó en una entrevista con un sepulturero que dijo haber visto a la mano, y que no era una mano cualquiera sino una mano grande, llena de vellos negros, y de anillos engarzados con gemas…

El asunto es que el suceso comenzó a repetirse y cada noche, a eso de las once, una mano negra (de lejos no se veían las joyas, solo la negra silueta) trepaba por los gruesos muros del camposanto. No era una cosa de este mundo: era una mano espectral, que ascendía sin caerse como propulsada por una oscura magia, que se movía tétricamente como una cruel tarántula, ansiosa por envolver en las redes del miedo o de la muerte al espantado testigo o a la incauta víctima que, sin verle, no advierta su sigiloso desplazamiento por la tierra o los muros. Y es que, en un instante letal, la Mano Peluda saltaría sobre la presa o ascendería por su ropa hasta llegar a su cara, donde con sus gruesos dedos le arrancaría los ojos para finalmente descender al cuello, estrangularlo, dejar el cadáver allí y volver —con teletransportación o algún otro método fantasmal— a su tumba, donde se reuniría con los demás despojos mortuorios.

Según la leyenda, la Mano Peluda siguió viéndose durante un tiempo hasta que finalmente desapareció (hoy nadie en Puebla dirá que la Mano Peluda sigue apareciendo…).

Aclaración sobre la Leyenda: La leyenda que acabáis de leer es la versión de la Mano Peluda que se originó en el Porfiriato, muy poco antes de la Revolución Mexicana. En varios países latinoamericanos la gente ha escuchado hablar de la Mano Peluda. Las versiones de la leyenda son muchas; pero, en México, es tan conocida que ella y un famoso programa radiofónico (en que se cuentan historias de terror) comporten el mismo nombre.

La Mano Peluda también se conoce como “Mano Pachona”, “Mano del Diablo” o “Mano Negra”. Las teorías sobre su origen son diversas: es la mano cercenada de una bruja, la mano de un joven que se masturbaba excesivamente (recuérdese el mito popular de que le crecen pelos en la mano a quien se masturba mucho), la mano de un obrero cortada en un accidente, la mano del mismo Diablo en busca de víctimas, etc…

En cuanto a la supervivencia de la leyenda, quizá la razón principal esté en la utilidad que tiene para asustar a los ingenuos niños pequeños cuando se portan mal. “Te va a llevar la Mano Peluda”, “te va a jalar el pie mientras duermes”, “te va a coger la cara y a arrancarte los ojos si no te comportas”: esas y otras declaraciones similares suelen expresársele a los pequeños, y hasta es posible que, más de un padre o de una madre, haya intentado dar confiabilidad a la historia empleando una escoba con un guante por la noche…

Los lugares en que la Mano Peluda aparece son muchos: debajo de la cama y de los muebles, o en el inodoro, esperando a que la víctima haga sus necesidades para salir y darle un buen susto… Si se trata de la versión en que es la mano que un obrero perdió en un accidente y ahora busca venganza, la Mano Peluda puede aparecer en fábricas, en vías de tren abandonadas o, por qué no, en una de esas siniestras obras de construcción abandonadas… Por último y si pensamos que es la mano del Diablo, podría aparecer escalando algún muro, trepando como una maléfica y enorme tarántula en busca de alguien que merezca saborear un anticipo del Infierno y sus tormentos…
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por Nefertari el Vie 08 Feb 2013, 21:19

mira podiossss si me encuentro esa mano saliendo debajo de la cama me quedaria petrificada y encima la puede acompañar ese bixo de ocho patas que ni lo nombro ayyyyyyyyyyyy que miro por todos los rincones que miedorrrrr
sofa sofa coñe detras del sofa tambien me puede salir ayyy donde me escondo leyendas urbanas - Página 3 785219 leyendas urbanas - Página 3 785219


leyendas urbanas - Página 3 BpLZQJW
Trato de que olvides tus penas y detras de una sonrisa...
oculto las mias
Nefertari
Nefertari


Mensajes : 26707
Localización : En mi sarcofago
Inscrito : 14/11/2008

http://piramidedenefertari.foroactivo.com

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por El Avi65 el Sáb 09 Feb 2013, 13:40

Mira el primer relato, creo por desgracia que por este maldito mundo que vivimos, si que ay seres que se llaman humanos (que de humanos solo tiene la pablara) y creo que Si ay de esta calaña el relato
Como las Personas que son capaces de Matar un noble Animal como son los Elefantes, que quieras que te diga tampoco los veos, muy humanos más bien los veo crueles y sin corazón. Esta es MI opinión vale pues esto leyendas urbanas - Página 3 370340

Y la segunda leyenda, esta ya la veo más leyenda que realidad. Gracia mi buena Amiga por hacer pasar un rato leyendo estos relatos. Un Peto leyendas urbanas - Página 3 34860
El Avi65
El Avi65
El astrologo de la pirámide
El astrologo de la pirámide

Cabra
Mensajes : 9778
Localización : en las nubes y feliz
Inscrito : 06/05/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Sáb 09 Feb 2013, 13:57

jeja no tengas miedorrrrr aaaaa que solo son
lendas aunque pueden ser realidad sabes jefa este mensaje tuyo me a echo mucha gracia y aun me estoy riendo leyendas urbanas - Página 3 30166 leyendas urbanas - Página 3 30166 leyendas urbanas - Página 3 30166 ,gracias nefer por pasarte por aqui leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 62883 leyendas urbanas - Página 3 62883 leyendas urbanas - Página 3 62883
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Sáb 09 Feb 2013, 14:08

Avi estoy de acuerdo contigo tiens razon en lo que dices gracias ati por alsarte y leerlas leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 39442 leyendas urbanas - Página 3 39442 leyendas urbanas - Página 3 39442 leyendas urbanas - Página 3 39442 leyendas urbanas - Página 3 39442
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Lun 11 Feb 2013, 11:26

Camionero Fantasma
leyendas urbanas - Página 3 ErGQjlg

Un hombre detiene su coche para prestar ayuda a un desconocido que le entrega un sobre con dinero y una dirección. Es de vital importancia que lleve el dinero a su mujer que está a punto de dar a luz. Sin embargo hay algo extraño…

Cuenta la leyenda que un camionero llamado Ignacio Velázquez avanzaba a gran velocidad con su tráiler por una zona montañosa. Aunque habitualmente era muy precavido y un gran conductor, la noticia de que su mujer estaba a punto de dar a luz le había obligado a saltarse las precauciones que normalmente tomaba mientras conducía. Sabía que debía llegar lo más rápidamente posible para entregar un dinero que era necesario para que asistieran el parto de su esposa, por lo que no dudó ni un instante en arriesgar su vida entre abismos y zonas rocosas para llegar lo antes posible. Era un cantidad de dinero muy grande porque sumaba el total de dos meses de trabajo y la venta de una finca que recientemente había heredado.

Cuando faltaban pocos kilómetros para el desvío que le llevaría junto a su esposa y el primer hijo que ésta alumbraría, su camión perdió el control y salió de la carretera. El impacto contra las rocas fue brutal, pero Ignacio consiguió salir del vehículo sin un solo rasguño. Aturdido por la situación y sin saber muy bien qué hacer, intentó que algún coche le llevara hasta su mujer, pero era un carretera poco transitada y tras varios minutos no pasó ningún otro vehículo. Decidido a llegar junto a los que quería de una forma u otra, comenzó a caminar en dirección a su destino; anduvo por aquella carretera varios kilómetros, pero por alguna extraña razón parecía no avanzar y, cuanto más se alejaba del lugar del accidente, más oscuro se volvía todo. Desesperado por la situación decidió sentarse en una roca, aunque no se sentía cansado, mas estaba tan confundido que necesitaba hacer una pausa, y cual fue su sorpresa que, al mirar hacia atrás buscando algún coche para hacer autostop, encontró a su camión estrellado contra las rocas. Era como si no hubiera caminado ni diez metros a pesar de todo su esfuerzo, como si estuviera atado a aquel lugar y le fuera imposible escapar. Se había convertido en un alma en pena atado a este mundo
Sin embargo el deseo de Ignacio por ayudar a su familia era tan fuerte que ni la muerte le podía impedir que cumpliera con la promesa que le había hecho a su mujer de que llegaría con el dinero. Para él, el tiempo no transcurría a la misma velocidad que para nosotros y cada día era como si volviera a comenzar y no pudiera comprender que la vida seguía su curso normal, cada día empezaba con la misma angustia por no poder ayudar a los que amaba ni despedirse de ellos.

Con el tiempo y casi sin darse cuenta, su espíritu se volvía cada vez mas fuerte, incluso corpóreo, hasta que llegó un momento en el que pudo aparecerse a los conductores que viajaban por esa vía a la misma hora en que él falleció en el accidente con su camión. La mayoría de conductores, asustados, aceleraban el paso o le ignoraban. Hasta que un día…

Una noche un joven llamado Daniel circulaba a altas horas de la madrugada por la carretera, cuando vislumbró a un hombre a un lado de la calzada que parecía haber salido de la nada. Pensando que hacía autostop detuvo su coche y bajó la ventanilla.

-Buenas, señor ¿a dónde va?
-Amigo, necesito ayuda, mi nombre es Ignacio Velázquez y mi mujer está a punto de dar a luz. Mi camión se ha salido de la calzada, no puedo dejarlo aquí con toda la carga (mintió el fantasma para no desvelar que estaba ligado a aquel lugar), pero es de vital importancia que mi mujer reciba este sobre con dinero para que atiendan su parto y las necesidades del niño. Esta es la dirección dónde vivimos, una matrona se encuentra con ellos- le dijo mientras le ofrecía un papel con una dirección anotada y un sobre bastante abultado lleno de dinero.

Daniel no veía el camión que parecía señarlarle el hombre, pero sintió al mirarle a los ojos que era un hombre bondadoso y desesperado que realmente necesitaba su ayuda. Había algo extraño en él, como si por alguna razón sus ojos no pudieran enfocarle y le viera borroso, pero no le dio mayor importancia y lo atribuyó a su cansancio y a que llevaba mas de una hora con la mirada fija en la carretera y concentrado para evitar salirse de la calzada en alguno de los peligrosos abismos.

Alargó su mano para recoger el sobre y la dirección y de forma casual rozó la mano de Ignacio. Un escalofrío subió por su brazo hasta su espalda, un frío tan intenso que le hizo estremecerse. Quedó paralizado, y ante la atenta mirada de Ignacio, bajó la vista para leer la nota y vio que estaba a pocos kilómetros y no le desviaba mucho de su camino, levantó la cabeza nuevamente para confirmar al hombre que cumpliría con su cometido. Pero éste parecía haber desaparecido, miró a un lado y al otro pero no había rastro de él ni de su camión. Se había esfumado con tan rápidamente como había aparecido.

Daniel era una buena persona y a pesar de lo extraño de la situación no dudó en ayudar a aquel buen hombre y a su mujer que sin duda necesitaría aquel dinero. Habían transcurrido un par de horas y había empezado a amanecer cuando llegó a la casa de Ignacio y su mujer, no conocía el pueblo y las indicaciones no eran tan claras como pensó inicialmente. Llamó a la puerta pero nadie le abría. Una vecina, viendo su insistencia mientras golpeaba la puerta, le dijo que ya nadie vivía allí.

- Allí no vive nadie ya, si busca a doña Matilde (el nombre de la mujer de Ignacio), se cambió de casa hace tiempo.

Aquello era realmente raro, pero Daniel era un hombre de principios y estaba decidido a hacer todo lo que estuviera en su mano para ayudar. Pidió la nueva dirección a la vecina y, aunque estaba en la otra punta de la ciudad, no dudó en acercarse para entregar el sobre. Una hora después llegó a la nueva dirección y llamó a la puerta.

- Buenos días ¿está doña Matilde?-dijo pensando que quien le abrió la puerta sería la matrona.
- Buenos días, sí soy yo, ¿qué desea?
- Me envía su marido con este sobre con dinero para atender su parto, pero debe haber un error porque obviamente usted se encuentra en perfecto estado.
- Eso es imposible, mi marido falleció en un accidente de tráfico el día que nació mi pequeñín.

Pudo ver a un niño de unos cinco años jugando en el suelo detrás de doña Matilde. Daniel estaba confundido, pero algo en su interior le decía que era el lugar y la persona correcta, por lo que extendió su mano y le entregó el sobre sin hacer más preguntas. La mujer abrió el sobre y estalló en lágrimas cuando encontró junto al dinero una nota escrita a mano por su marido que le decía:

“No he faltado a mi promesa, aquí está el dinero, siempre estaré con vosotros. Os quiero”

Daniel estaba tan aturdido por la situación que se derrumbó en el asiento de su coche y empezó a pensar en lo sucedido: la extraña forma de aparecer en la calzada, su mano tan fría como el hielo, como desapareció en un instante. Era todo tan siniestro que debería estar muerto de miedo… Pero no era así, sentía una gran paz y la sensación de haber hecho lo correcto. Recostó su cabeza en el respaldo del asiento e instintivamente miró por el espejo retrovisor.

Reflejado en él estaba Ignacio, que le sonreía y le daba las gracias. Daniel dio un salto en su asiento y se giró para mirar tras su vehículo en el lugar que debiera estar el hombre que se reflejaba. Pero allí no había nadie, miró nuevamente al espejo, pero todo rastro de aquel buen hombre había desaparecido.
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por El Avi65 el Lun 11 Feb 2013, 15:15

Es una muy bella historia de amor, pues en ella ya dos principios el amor de “Ignacio,” sobre su familia y la honradez de “Daniel”: pues hoy en dia muy pocos como Daniel que al tener en su mano un dinero que le dan para entregar (por Amor) y no sabe quien, otros en su lugar se quedan este dinero y si te visto ya no me recuerdo.

Pero siempre abran en este mundo lleno de chorizos y de corruptos. Gente honrada como Daniel, y la gente que nos sentimos Honrad@s, tenemos de confiar que en este mundo también ay muchos Danieles y que ellos nos sacaran de las miserias que estamos pasando estos tiempos. Estoy seguro de ello

Gracias mi buena Amiga por estos preciosos relatos, pues algunos de ellos me hacen pensar lo que el mundo. Un Peto. leyendas urbanas - Página 3 34860
El Avi65
El Avi65
El astrologo de la pirámide
El astrologo de la pirámide

Cabra
Mensajes : 9778
Localización : en las nubes y feliz
Inscrito : 06/05/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Mar 12 Feb 2013, 09:33

si Avi tienes mcha razon ,al final estas leyendas nos hacen pensar que solo se vive una vez y deveriamos vivir esta vida lo mejor posible muchas gracias mi buen amigo por pasarte y leerlas una braçada con todo mi cariño leyendas urbanas - Página 3 622252 leyendas urbanas - Página 3 39442
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por anika el Mar 12 Feb 2013, 09:34

¿Qué Hacemos con la Abuela?

4 enero 2013 leyendas urbanas - Página 3 CWKRlKl

que_hacemos_con_la_abuela

Una familia se va de vacaciones con la abuela a un apartado pueblecito de montaña. Cuando están a punto de regresar la anciana fallece y se encuentran con un gran problema ¿Qué deben hacer con el cadáver de la abuela?…

Una familia decide irse de vacaciones al pueblo durante unos días. Para no dejar sola a la abuela en la ciudad, le piden que les acompañe a pesar de su delicado estado de salud.

Días después, cuando están casi a punto de finalizar sus vacaciones, la abuela sufre un ataque cardíaco y fallece repentinamente mientras sus hijos juegan en casa de unos amigos. El padre de familia, e hijo de la fallecida, abrumado por la muerte de su madre entra en una especie de estado de shock y le cuesta razonar y pensar con claridad, por lo que acude a su esposa.

Se encuentran bastante alejados de la ciudad donde crecieron y del cementerio familiar donde su madre tiene reservada una lápida junto a su difunto marido desde hace años. El hombre bien sabe que las funerarias son muy caras y el traslado de un cadáver cuesta un ojo de la cara. Mucho más cuando requieren de vehículos especiales para acceder a la zona montañosa donde estaba el pueblo donde veraneaban. Tras deliberar cuál es la mejor opción y consultarlo con su mujer, deciden que lo mejor es que ellos mismos la lleven en su todoterreno hasta la ciudad y allí llamen a los servicios funerarios, de esta forma se ahorrarían los gastos de trasladar el cuerpo.

Pero claro, eso tenía una seria complicación, los niños debían viajar con su abuela muerta durante horas para regresar a casa, aunque los niños no sabían nada aún. Sólo imaginando el trauma que les podría causar tener que compartir el viaje con un muerto, tuvieron que desestimar esa opción. La opción más lógica era meter el cuerpo de la abuela en el maletero, pero su todo terreno era uno de esos modelos en los que la parte posterior tiene acceso directo con los asientos y el olor que podría desprendender el cadáver con el calor que hacía podría convertir el viaje en una pesadilla. Eso sin contar que los niños estarían jugando a escasos centímetros de la muerta y, si les daba por mirar en la parte posterior, se encontrarían el cuerpo.

Las dos únicas opciones que les quedaban eran que el marido hiciera el viaje solo con su madre difunta o transportarla en la baca del coche. Por desgracia no tenían tiempo para la primera opción porque el viaje era largo y su esposa tenía que trabajar en un par de días. Así que decidieron que lo único que podían hacer era envolverla en una vieja alfombra y atarla al techo del todoterreno junto a otras maletas para disimular el bulto. Esta era la única forma de viajar sin traumatizar a sus hijos con la muerte de su yaya (como la llamaban ellos). A los niños les dirían que su abuela había decidido quedarse un par de días más y que se había quedado en la casa de una vecina.

Tras acomodar el cadáver aún caliente en la baca del coche y disimular lo mejor que pudieron la forma del cuerpo, ataron firmemente la alfombra enrollada y se prepararon para el viaje. Tenían que salir cuanto antes si querían usar la oscuridad de la noche para viajar sin que nadie se diera cuenta.

El primer par de horas circularían por un terreno pedregoso en el que entre baches, agujeros y piedras debían avanzar lentamente si no querían reventar un neumático o los amortiguadores del vehículo. Los continuos saltos estaban aflojando las cuerdas que mantenían atada a la abuela y sin que la familia lo supiera el cadáver estuvo a punto de caerse en el camino un par de veces.

Al entrar en la autopista la situación no mejoró, los saltos producidos por los baches habían aflojado los nudos, pero el rozamiento con el aire al circular a gran velocidad no mejoraba la fijación de la abuela muerta. Irremediablemente y sin que sospecharan nada el cuerpo de la abuela acabó por caer, con tan mala fortuna que el ruido de un avión al despegar en un aeropuerto cercano ocultó el sonido del golpe.

Al llegar a su destino la mujer subió a casa con los niños que estaban medio dormidos, cansados por el viaje, los pobres angelitos no habían sospechado nada. Aunque estaba amaneciendo, mañana sería otro día y deberían darles la noticia de la muerte de la yaya. El marido por su parte se llevó el susto de su vida cuando, al revisar el techo del todoterreno, descubrió que la alfombra que envolvía a la abuela ya no estaba. Aturdido y asustado miraba dentro y fuera del vehículo, como intentando comprender qué había pasado, sin saber que pocos kilómetros antes el cuerpo de su madre había caído en mitad de la autopista…

Quería volver sobre sus pasos para buscar a su madre; pero, ¿cómo podría explicar qué hacía su madre muerta y envuelta en una alfombra como si fuera el cadáver de un perro? Subió a casa para avisar a su mujer y explicarle que debía regresar en la búsqueda de su cuerpo. Cuando estaba hablando con ella, una llamada de teléfono le conmocionó. La estaban realizando desde el teléfono móvil de la abuela.

“Buenos días, señor, le habla la Policía, debo comunicarle que ha sido encontrado el cadáver de una anciana en mitad de la autopista y su número de teléfono aparece como contacto en el móvil que hemos encontrado en uno de los bolsillos de la fallecida. Le rogamos que se persone en el kilómetro 10,5 de la carretera de Burgos para reconocer el cuerpo lo antes posible”

El hombre se quedó paralizado, no sabía cómo podría explicar lo sucedido sin acabar en la cárcel. Pálido por el miedo y con ojeras de no haber dormido en toda la noche, condujo hasta el lugar señalado por el policía.

Al llegar allí el espectáculo era dantesco. Varios coches patrulla habían desviado el tráfico a un único carril, en el arcén había un camión de gran tonelaje y en uno de los vehículos de la Policía se podía ver a un hombre esposado con las manos a la espalda.

El hombre se acercó a uno de los agentes y le hizo saber que había recibido una llamada, le temblaban las piernas y tenía las manos empapadas de sudor.

“Dis dis disculpe – dijo tartamudeando – me han llamado ustedes desde el teléfono de mi madre”

“Señor – dijo el agente- lo que le voy a pedir no es agradable, el hombre que está detenido ha atropellado a un anciana con su camión, el cuerpo está totalmente destrozado y es prácticamente irreconocible, pero entre sus pertenencias hemos encontrado un teléfono móvil y una pulsera. Tal vez pueda usted ayudarnos a verificar si es su madre reconociendo estos objetos”

El asustado hijo reconocío al instante la pulsera de su madre.

“Si, la pulsera pertenece a mi madre”

“Caballero lamento mucho su pérdida ¿sabe usted qué podía hacer su madre caminando por una autopista de noche? el camionero nos dijo que apareció de la nada tumbada en el asfalto. Pero al hacerle la prueba de alcoholemia ha dado positivo, por lo que hemos procedido a su detención por conducir en estado de embriaguez y por homicidio involuntario”

El hombre, con los ojos cubiertos de lágrimas y viendo una forma de no tener que explicar lo sucedido y salvar su pellejo, simplemente respondió:

“No lo sé, agente, pero espero que se pudra en la cárcel por matar a mi madre”
anika
anika
La dama de corazones
La dama de corazones

Mensajes : 24363
Inscrito : 20/01/2010

Volver arriba Ir abajo

leyendas urbanas - Página 3 Empty Re: leyendas urbanas

Mensaje por El Avi65 el Mar 12 Feb 2013, 15:31

Vamos en esta vida siempre ay dia que el ser más noble y bueno , el miedo le puede traicionar, pero si noble y bueno y mas tiene conciencia, al poco tiempo que reflexione seguro que dice la verdad como fue ( pues una Persona que sea noble y buena a mas que tenga conciencia , No podría vivir sabiendo que una persona inocente está en la cárcel , por una cosa que no echo , si no que fue él. )

A más este caso como esta contado es muy fácil saber cómo paso, pues su Madre está de vacaciones con él, y haber cómo explicaría que en aquellas horas estuviera en la autopista de paseo.
leyendas urbanas - Página 3 32515 y un leyendas urbanas - Página 3 39442
El Avi65
El Avi65
El astrologo de la pirámide
El astrologo de la pirámide

Cabra
Mensajes : 9778
Localización : en las nubes y feliz
Inscrito : 06/05/2010

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 21. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 12 ... 21  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.